escudo
Banner

Usted está en: Asociación de la Prensa de Málaga | Inicio Hemeroteca Noticias Publicadas

Más información en:

Siguenos en FACEBOOKlogo twitter         LinkedIn logo initials 

INSTAGRAM       YOUTUBE

 

25N | Recomendaciones sobre el tratamiento informativo

de la Violencia de Género

Banner Video 25N

 

Por un lenguaje más justo e inclusivo

#MujeresAPM 

Mujeres APM play 2

 

banner bases premios ciudad malaga

4 años de gestión

.

hoy cumplimos 114 años

banner carnet prensa

banner cuadro jurídico nuevo

banner cuadro médico 1

banner sala prensa

 banner bolsa empleo
             

Malagueños de pura cepa: Eugenio Chicano PDF 
Miércoles, 18 de Mayo de 2005 22:17

             

Eugenio Chicano, el estilo inconfundible

        

               

Por Gonzalo Fausto

             

 Málaga es rica en artistas de gran talla. En la pintura, muchos jóvenes siguieron y siguen la estela luminosa abierta al universo de las Bellas Artes por Picasso. ¿Y qué es ser artista? Es el hallazgo de un estilo tan bello y personal que, al ver la obra, todos reconozcan a su autor. Cuando se triunfa, no hace falta leer la firma del autor. Lo señaló Azorín”El estilo es la fuerza vital”. Eugenio Chicano es artista. Su obra es inconfundible. Málaga, en el año 1935, lo parió artista plástico.  Nació artista y se formó adquiriendo las necesarias técnicas. Asimiló las lecciones de sus maestros: Almagro, Bono, Maccari y Rossoni. Chicano es generoso y cordial. Cordialidad viene etimológicamente de corazón. Creó el Grupo Montmatre que partió de Málaga y cruzó los Pirineos para llegar al mismísimo Picasso y decirle: “;Maestro que somos paisanos suyos; que somos un grupo de jóvenes pintores malagueños; que hemos venido a conocerle; que Málaga no le olvida; que queremos recibir sus sabios consejos”. Y don Pablo los acogió en un abrazo entrañable. Impartió el genio universal una lección magistral a los jóvenes artistas malagueños. También Chicano  fundaría el Grupo Picasso.  Primero llenó sus retinas con las inmortales obras de arte en sus viajes al extranjero. Tenía hambre de ver mundos y captar luces nuevas.  Saltó fronteras y recorrió Francia, Alemania, Bélgica, Holanda, Inglaterra e Italia. Se bebió los mejores museos europeos.

    

Cuajado como artista, inició su gran obra. Verona se le rindió ante su fuerza creadora y le abrió las puertas de la Cátedra de Composición y Colorido de la Academia Miguel Angel Bounarroti. Málaga conoció y reconoció su talento en aquella inolvidable retrospectiva (1967-1997). Su nombre comenzó a sonar. Se rindieron los críticos más exigentes ante la obra nueva de aquel arrollador malagueño. Se le abrieron las galerías de arte. Y llegaban los reconocimientos. Muchos malagueños querían tener un cuadro del joven Chicano que con su inconfundible estilo, agigantaba su justa fama. Impregnado de Europa y convertido en todo un pintor laureado y cotizado, siente saudades y echa de menos su paradisíaca Málaga. Hace las maletas y regresa a su tierra.

                   

En Málaga había mucho que hacer. El anhelo fundacional de Chicano le hizo ser socio fundador de la Peña Flamenca “Juan Breva”; más que peña, una cátedra de flamencología. Cuando el Ayuntamiento adquiere la Casa Natal de Picasso, no duda en nombrarlo primer director. Desarrolla una admirable labor. Con Chicano, Málaga comienza a respirar el aire nuevo del reconocimiento al autor de El Guernica. Igualmente fundó y es el presidente de la Asociación Amigos del Museo de Málaga, Bellas Artes y Arqueología.

     

Concurren en Chicano primero el profundo conocimiento de Málaga como fruto de sus constantes estudios sobre cuestiones malagueñas; segundo la defensa y difusión de la ciudad que le vio nacer. No desaprovecha ocasión alguna para ensalzar manifestando su constantemente y elevado malagueñismo.  Amor y conocimiento de Málaga.

     

Todo lo que hace queda filtrado, tamizado por su arte singular manifestando su constante cariño a Málaga. Es nombrado académico de Bellas Artes de San Telmo. Acude generoso  a la llamada malagueña de la Semana Santa, como de los verdiales, de  Navidad, de la Feria. Amor a Málaga que sintetizó admirablemente al pintar el nuevo arco que cada año se planta en la entrada de la calle Larios, heraldo de la feria. Todos los símbolos malacitanos están armónicamente pintados en el arco feriado de Chicano que como un Guadiana evocador, aparece cada agosto y desaparece guardado como un relicario de las esencias de nuestra Ciudad. Arco de Chicano, la gigante pieza más  fotografiada y difundida de su fecunda obra. 

     

Eugenio Chicano, un autentico malagueño de pura cepa.

 


Compartir en: