escudo
Banner

Usted está en: Asociación de la Prensa de Málaga | Inicio

Más información en:

Siguenos en FACEBOOKlogo twitter         LinkedIn logo initials 

INSTAGRAM       YOUTUBE

banner por que no te asocias

       

          ASÓCIATE  |  COLÉGIATE

banner sala prensa

 banner bolsa empleo
             

banner cuadro jurídico nuevo

banner cuadro médico 1

BANNER  III CARRERA DE LA PRENSA

 

 

boton clasificación

boton imágenes copia

boton vídeo

 

banner carnet prensa

Banner
Banner

banner manuel alcántara

Personajes ilustres: Lorenza Correa

 

Núñez Correa           (1775 –1832?)

 

La lírica malagueña nació en el seno de una familia de actores y fue bautizada en San Juan

 

                                        

                                                                   

En el año 1775 nace en Málaga Lorenza Núñez Correa, más tarde conocida como Lorenza Correa. Según supone el Diccionario Biográfico de Saldoni, la posteriormente famosa cantante lírica fue bautizada en la parroquia de San Juan. Hija de actores, contaba también con tres hermanas dedicadas al teatro. Los primeros años de su vida los pasó en su Málaga natal, aunque luego marchó a Madrid, donde residió regularmente. Su primera salida la hizo en Barcelona en 1788, según los diarios de la época, ya sobresalió como cantante, aunque su debut fue en Madrid un año antes.

 

El Correo, periódico cortesano del siglo XVIII, confirma el hecho en su número del sábado 16 de junio de 1787, en un artículo firmado con las iniciales C.M.R. Dicho año de 1787, el teatro donde cantaba era el de Los Caños del Peral, cercano a la Plaza de Oriente, y convertido más tarde en el Teatro Real. Por aquel entonces dicho teatro tenía fama por actuar en él los artistas más reputados, fue entonces cuando prefirió suprimir su primer apellido y ser conocida tan sólo por el materno.

Al debutar como triple de ópera en Los Caños del Peral era director de compañía el famoso maestro Ronzi. Con él perfeccionó su dicción italiana, lo que luego le serviría, especialmente, para conseguir que el inmortal Rossini escribiera para ella la ópera ‘Aureliano in Palmira’ que fue estrenada el 26 de diciembre de 1813 en Milán.

 

En los conciertos que dieron en el mismo coliseo en febrero y marzo de 1792 tomó parte Lorenza Correa y su hermana Petronila. En ellos sólo cantaban los artistas extranjeros de más fama, por lo cual es de notar la excepción que se hizo a favor de las hermanas Correa. La orquesta se componía de 50 profesores, número muy importante en esa época. En 1792 celebró esponsales, verificándose la boda en 1794 cuando contaba 17 años de edad, con el tenor malagueño Manuel García parra, primer galán de la compañía de Eusebio Ribera, bien mirado del público pero de mediana calidad artística. Lorenza Correa trabajó algunos años en Madrid, hasta que por disgustos que tuvo con el gobernador del Consejo, don Eustaquio Moreno. Salió de España, trasladándose a París...  Allí, en París, adquirió gran fama y prestigio, lo que le valió para ser contratada para cantar ante Napoleón, y fue tal su éxito que tuvo que repetir durante 17 noches seguidas su actuación. Posteriormente se trasladó Lorenza a Italia, donde actuó en varias localidades.

 

En el año 1821 cantó en el Teatro del Príncipe de Madrid con el partido de 60 reales; el mayor que hasta entonces se había dado. El ser baja de estatura y la obesidad, que con los años iba en aumento, le restaron condiciones físicas para seguir dedicándose al teatro. Este mismo año volvió a Italia, por convenir aquel clima a su salud. De vuelta a Madrid en 1831, quizás sintiendose cansada, eleó un memorial pidiendo que se conservase su jubilación, petición que fue aceptada. Se ignora la fecha de su fallecimiento, posiblemente después del años 1831 en tierras italianas.

Era baja de estatura y muy gruesa, pero su voz, dulce y angelica unida a una ejecución especialísima, la colocó entre las primeras, si no la primera cantante europea. Mucho años antes la genial Lorenza Correa había dado un concierto en el salón de la fonda de la Alameda de Málaga. También durante toda su vida, su amistad con Rita Luna había sido fraternal. Eran indicios de que nunca olvidó su niñez malagueña. MANUEL OCÓN/ RSP.

Compartir en: